Por lo tanto, los selectores son imprescindibles para aplicar de forma correcta los estilos CSS en una página. El código CSS hace la vida más fácil al desarrollador front-end al separar las estructura de un documento HTML de su presentación. Dicho de otro modo el HTML actuaría como es esqueleto de la web, definiendo su estructura básica, y el CSS añadiría toda la capa de personalización sobre el que la web define su aspecto final. En una lección anterior mencionamos que no todos los navegadores implementan las novedades de CSS en el mismo momento. Además, no todo el mundo utiliza la última versión de un navegador. Dado que el CSS está en desarrollo constante y, por lo tanto, por delante de lo que los navegadores pueden reconocer, puede que te preguntes qué sucede si un navegador encuentra un selector o una declaración CSS que no reconoce.

  • Enseguida, se ha puesto un relleno arriba y abajo del título de 20 píxeles, y se hizo que el color del texto sea el mismo que el color de fondo de html.
  • Las dos propuestas que se tuvieron en cuenta fueron la CHSS (Cascading HTML Style Sheets) y la SSP (Stream-based Style Sheet Proposal).
  • Los títulos se verán más grandes que el texto y los párrafos empezarán en una línea nueva y habrá un espacio entre ellos.
  • Esto significa que el código se ha escrito para convertir las instrucciones que se especifican en nuestro archivo CSS en algo que se pueda mostrar en pantalla.
  • Esto hace que el marcado HTML sea mucho más limpio y fácil de mantener.
  • Si quieres encontrar más, puedes ir a la página de aprendizaje de CSS.

En el módulo Introducción al HTML, exponemos qué es el HTML y cómo se usa para definir documentos destinados a leerse en un navegador web. Los títulos se verán más grandes que el texto y los párrafos empezarán en una línea nueva y habrá un espacio entre ellos. Los enlaces aparecerán en un color diferente y subrayados para distinguirlos del resto del texto. Vienen predeterminados por el navegador y, en la práctica, son estilos muy básicos que el navegador aplica al HTML para https://mundoejecutivo.com.mx/empresas/un-curso-de-ciencia-de-datos-con-el-que-podras-enfrentarte-al-futuro/ asegurarse, básicamente, de que sean legibles incluso si el autor de la página no especifica un estilo explícito. La ventaja de los frameworks basados en clases de utilidad es que el diseño que se consigue con ellos es totalmente único para cada sitio web, pero sin embargo la desventaja es que usan muchas clases para poder aplicar estilo a los elementos de la página. Se incluyeron etiquetas como en HTML versión 3.2, y esto les causó muchos problemas a los desarrolladores.

¿Para qué sirve el CSS?

El contenido siempre será el mismo, solo cambia como aquello que podemos ver. CSS es fácil de entender y aprender, y nos da un potente control de cómo diseñar los documentos HTML. En nuestro artículo Depurar el CSS que encontrarás en el siguiente módulo, vamos a utilizar las herramientas DevTools del navegador para depurar posibles problemas en el CSS. También aprenderemos más sobre cómo el navegador interpreta el CSS.

Los navegadores, como por ejemplo Firefox, Chrome o Edge (en-US), están diseñados para presentar documentos visualmente en una pantalla de ordenador, un proyector o una impresora. Puedes cambiar el código de color por cualquiera como el que elegiste usar en tu proyecto. Esto significa que puedes hacer todo el estilizado en un archivo separado y aplicar el CSS a cualquier página que quieras. Antes de CSS, todo el estilo debía incluirse en el marcado HTML.

Editores de CSS

Esto significa que había que describir por separado todos los fondos, los colores de fuente, las alineaciones, etc. Quizás hayas visto algún sitio web que no se puede cargar por completo y tiene un fondo blanco con la mayor parte del texto en azul y negro. Eso significa que la parte bootcamp de programación del sitio no se cargó correctamente o no existe. La aplicación de fondos en una página web debe realizarse con CSS. Básicamente se trata de entender esos componentes principales y conocer las posibles variantes que existen para conseguir los estilos que necesitamos.

  • Ahora pasemos a hablar de los diferentes estilos de CSS, que son Inline, Externo e Interno.
  • También encontrarás enlaces a la especificación CSS que define la tecnología (ver más abajo).
  • Dado que el CSS está en desarrollo constante y, por lo tanto, por delante de lo que los navegadores pueden reconocer, puede que te preguntes qué sucede si un navegador encuentra un selector o una declaración CSS que no reconoce.
  • El primero sería HTML, con el que se define el contenido de la página.

Puedes pensar en la mayoría de los elementos HTML de tu página como cajas apiladas una sobre la otra. El bloque de declaración contiene una o más declaraciones separadas por punto y coma. CSS permite estilizar todo en un archivo diferente, creando el estilo allí y después integrando el archivo CSS sobre el marcado HTML. Esto hace que el marcado HTML sea mucho más limpio y fácil de mantener. La diferencia entre un sitio web que implementa CSS y uno que no, es enorme y definitivamente se nota. Para ello los preprocesadores extienden las características del lenguaje CSS, permitiendo uso de variables, funciones (mixins) diversas otras formas de acortar la escritura del código.

Cómo funciona CSS

Podríamos dar un valor de sustitución para el ancho de una caja en píxeles, y a continuación dar un ancho con un valor calc() de 100% – 50px. Los navegadores antiguos usarán la versión en píxeles y harán caso omiso de la indicación calc(), porque no la entienden. Los navegadores nuevos interpretarán la línea del ancho en píxeles, pero la anularán al llegar a la línea de calc() porque aparece después en la cascada. En el siguiente ejemplo hemos utilizado la ortografía británica para la propiedad color, que invalida la propiedad porque no la reconoce. Sin embargo, se han aplicado todos los demás estilos del CSS; solo se ha ignorado la línea que no es válida. Presentar un documento a un usuario significa convertirlo en un formulario que el público pueda utilizar.

CSS

También podemos relacionar los selectores con un espacio y entonces el significado cambia totalmente, ya que se estaría indicando que un elemento tiene que estar dentro de otro. En el código HTML colocamos el contenido, es decir, qué debe visualizarse, mientras que con CSS definimos la presentación, es decir, cómo debe visualizarse. Esto nos lleva a una serie de usos de CSS que debemos de respetar como buenas prácticas.

Separar el código CSS del código HTML

Veremos este proceso más en profundidad en el artículo Cómo funciona el CSS. Es inusual que todos los navegadores puedan implementar una misma característica al mismo tiempo, por lo que suele haber una brecha en la que se pueden usar algunas partes del CSS en algunos navegadores pero no en otros. Por este motivo, es útil poder verificar el estado de implementación. En cada una de las páginas de propiedades que hay en la MDN se puede ver el estado de la propiedad de interés, por lo que se puede saber si será posible utilizarla en un sitio web. CSS viene de las iniciales de “Cascading Style Sheets”, que traducimos por “Hojas de estilo en cascada”.

  • En los años 70, mucho antes de que la web diera sus primeros inicios, se desarrolló un rudimentario sistema de etiquetas llamado SGML.
  • Por lo tanto, los selectores son imprescindibles para aplicar de forma correcta los estilos CSS en una página.
  • Siguiendo este fundamento resulta muy fácil para un diseñador web realizar cambios en la apariencia de una web sin afectar de manera dramática a su contenido.
  • La falta de un estándar hizo que compañías como Microsoft y Netscape, en ese momento en guerra por el navegador más popular, hizo la web un lugar en donde el mensaje “Este sitio web solo es compatible con Internet Explorer” fuera casi la norma.
  • Por lo tanto, CSS fue creado por W3C para resolver este problema.